POR QUÉ ES IMPORTANTE EL ÁCIDO HIALURÓNICO

POR QUÉ ES IMPORTANTE EL ÁCIDO HIALURÓNICO

Ácido hialurónico por aquí, ácido hialurónico por allá… No paran de hablarnos de él, pero ¿qué es exactamente?

En realidad es muy sencillo de explicar.

El ácido hialurónico es una sustancia presente de manera natural en piel, cartílagos, ojos… Se encarga básicamente de atraer agua y hacer que todos estos tejidos y órganos estén bien hidratados.

Pero, tenemos un pequeño problema. Con el paso de los años vamos perdiendo irremediablemente ácido hialurónico. ¡A los 50 años ya habremos perdido un 50%!

Es por este motivo que nos acaban saliendo todas esas arrugas y líneas de expresión tan simpáticas (ironía, eh).

Ácido hialurónico y cosmética

Después de lo que acabamos de explicar resulta bastante lógico que muchos cosméticos incorporen ácido hialurónico en su fórmula o que, incluso, los profesionales de la estética lo hayan integrado como uno de los servicios más demandados.

El objetivo en ambos casos es mitigar los efectos del paso del tiempo y devolverle a la piel un aspecto fresco y rejuvenecido.

 

¿Cómo puedes conseguir un plus de ácido hialurónico?

  • Alimentación: El ácido hialurónico es algo que podemos generar desde el interior. Como sustancia natural que es, podemos encontrarla en alimentos como carne roja, pescado azul, vegetales (especialmente tubérculos como patata o batata), fruta (plátano, papaya, melón, granada, limón…) y, por supuesto, agua.

 

  • Cosmética facial: Muchos productos antiaging incluyen ácido hialurónico como uno de sus ingredientes principales. Si los usamos estaremos priorizando, sobre todo, la hidratación profunda y la atenuación de arrugas y líneas de expresión. (Si te pasas por nuestra shop encontrarás cosméticos con ácido hialurónico).

 

  • Tratamientos estéticos: Las infiltraciones con ácido hialurónico están siendo toda una revolución, pues es un tratamiento muy sencillo, prácticamente indoloro, sin efectos secundarios y con efectos inmediatos. La duración puede ser de 6 meses a un año, por lo que conviene ir repitiendo este tratamiento si queremos seguir disfrutando de una piel más joven.

  • Suplementos alimenticios: Hoy en día es muy común encontrar complementos dietéticos de todo tipo y el ácido hialurónico no iba a ser menos. Aunque existe todavía cierta controversia sobre su efectividad, puede ser un buen recurso si estamos bien asesorados.

 

  • Mascarillas caseras: La patata, la papaya o, incluso, las espinacas pueden utilizarse como ingredientes para hacer tu propia mascarilla facial en casa. (Aquí te dejamos un enlace para saber prepararlas).

 

Ahora que ya conoces la importancia del ácido hialurónico, ¿qué opción vas a escoger para empezar a darle ese plus a tu piel?


Aprovecha las ofertazas de este mes de mayo en cosmética y suplementos que hemos preparado especialmente pata ti.

¡Visita nuestra shop online ahora!

No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE

Hoy en día el mundo de la “cosmética verde” puede ser un auténtico lío: que si cosmética eco, que si bio, natural, orgánica, sostenible… ¡Uff! Qué caos, ¿verdad?

Pero tranquilx, ya sabes que aquí estamos siempre para resolver todas tus dudas. Hoy, por fin, sabrás la diferencia entre todos estos tipos de cosmética. ¿Preparadx?

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE?

Cosmética eco, bio y orgánica

Estos tres conceptos muchas veces causan confusión y se utilizan indistintamente para referirse a lo mismo. Y es que, en definitiva, eco, bio y orgánico tienen relación con productos que están elaborados con ingredientes naturales y sin emplear compuestos químicos que dañan el medioambiente. Así que prácticamente podríamos decir que son lo mismo.

Peeero… hay unos pequeños matices entre ellos que no está de más saber:

  • Eco (ecológico): El 95% de los ingredientes son de origen natural y para la elaboración del cosmético no se utilizan fertilizantes, pesticidas, herbicidas ni otros químicos (según la normativa europea u otra equivalente de producción ecológica).
  • Bio (biológico): Mínimo un 95% de los ingredientes del producto cosmético son naturales y de origen vegetal, y de éstos al menos un 10% proviene de agricultura ecológica.
  • Orgánico: Es una derivación del inglés organic farming, por lo que es el equivalente a ecológico. Vamos, que es lo mismo que eco.

 

¡Anotación importante!

Es muy común dentro de la cosmética tradicional que ésta incluya ingredientes perjudiciales para la integridad de la naturaleza en menor o mayor medida (lamentablemente de momento es así). Algunos de estos compuestos pueden ser nanopartículas de plástico (típicas en exfoliantes), oxibenzona y octinoxato (presentes en cremas solares), siliconas (generalmente en champús y cremas), etc.

Por tanto, si te encuentras un cosmético catalogado como eco, bio u orgánico te estará indicando que ningún ingrediente afectará de manera negativa el medioambiente. ¡Garantizado!

¿Cómo lo puedes saber? ¡Chupado! Para saber si un cosmético está certificado y es realmente Eco/Bio tienes que asegurarte de que lleve un sello como, por ejemplo, Ecocert, Cosmebio o Cosmos. ¡Ahí lo tienes!

 

Cosmética natural

Tal y como indica la lógica, la cosmética natural es aquella que procede directamente de la naturaleza, inclusive si los ingredientes han sido procesados. Es una premisa básica: al menos el 95% de los elementos presentes en el producto cosmético deben ser de origen natural para ser catalogado como tal.

En este contexto entrarían tanto ingredientes de origen vegetal (plantas, extractos, esencias…) como de origen animal (leche, miel, cera…).

¿Animal? Sí, sí. Así que si eres veggie o apuestas por una cosmética 100% vegetal tienes dos opciones: fijarte en la lista de ingredientes (cosa que a veces puede resultar un pelín complejo por la nomenclatura) o ver si tiene el sello Vegan. ¡Así de fácil!

 

Otra cosa importante…

Hay que dejar claro que el hecho de que un cosmético sea natural no significa que sea mejor que otro que no lo es. La efectividad y seguridad de cada producto deben corroborarse siempre, confiando solo en aquellos productos que hayan pasado un control dermatológico verificado.

¿Por qué decimos esto? Porque en la actualidad existe una tendencia en apostar por la cosmética natural, la cual nos parece muy interesante y de la que podemos extraer grandes beneficios (buena tolerancia, riqueza de nutrientes, aromaterapia…). No obstante, cabe advertir que muchas veces los ingredientes, a pesar de ser naturales, pueden ser irritantes para la piel precisamente por su pureza.

Así que asegúrate siempre de confiarle a tu piel un producto de calidad y probado dermatológicamente.

 

Cosmética sostenible

Cuando hablamos de cosmética sostenible, ya no solo hablamos de respetar el medioambiente durante el proceso de elaboración del producto físico incluido su envase, sino también el entorno desde el que se produce, las personas implicadas y el posterior trasporte del producto hasta tus manos.

Absolutamente todo debe cuidar el posible impacto negativo en la naturaleza y minimizar la huella ecológica.

Una buena manera de hacerlo es apostar por la agricultura local, el uso de materiales reciclados o el empleo de energías renovables para la fabricación del producto.

Bonus extra

Para dejarte todo clarinete, aquí van tres definiciones más que puede que te vengan de perlas para acabar de entender todo lo que tiene que ver con cosmética natural:

  • Sello “Cruelty free”: El producto no ha sido testado en animales para su elaboración. Esto no significa que los cosméticos que no lleven este sello sí hayan sido probados en animales. De hecho, en Europa está prohibido el uso de animales desde 2013 para tal fin, así que no es obligatorio poner este sello en los productos de belleza europeos. Eso sí, hay países que sí testan en animales, por lo que antes de adquirir un producto cosmético (sobre todo si es de venta online), asegúrate de su procedencia.
  • OMG: Significa literalmente “organismo modificado genéticamente”. Probablemente lo hayas visto en algunos productos cosméticos o alimenticios en los que se indicara algo así como “Exento de OMG” o “Sin OMG”. Son los famosos ingredientes transgénicos, por lo que teóricamente no deberían encontrarse en ningún cosmético natural.
  • Sello “Vegan”: El producto está elaborado con ingredientes de procedencia únicamente vegetal.

 

¿Aclaradas ya todas tus dudas? Seguro que sí. Ya eres todx un/x expertx en cosmética natural.


Si después de esta gran dosis de Naturaleza te has quedado con ganas de regalarle un poquito de amor a tu piel, no puedes desaprovechar las ofertazas de este mes de abril en cosmética natural y eco/bio que tenemos preparadas para ti.

Visita ya nuestra shop online y hazte con más de 25 productos 100% naturales. Ya huele a frescor desde aquí… Eso quiero verlo

No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

CÓMO ELEGIR COSMÉTICO SEGÚN TU PIEL

CÓMO ELEGIR COSMÉTICO SEGÚN TU PIEL

Muchas veces la ardua tarea de escoger el cosmético correcto para tu piel puede suponer un melón un tanto difícil de abrir: que si piel mixta, que si piel grasa, que si crema hidratante, contorno de ojos… ¿Por dónde empezar? ¿Qué hay que saber?

¡Que no cunda el pánico! Desde Suplemento Natural te vamos a dar ahora mismito las claves para saber qué cosmético es el ideal para tu bonito cutis.

 

DIFERENCIA ENTRE TIPO DE PIEL Y ESTADO DE LA PIEL

Algo que conviene dejar claro de primeras es que no es lo mismo el tipo de piel que el estado de la piel. ¿Qué diferencia hay? Muy sencillo.

El tipo de piel es aquella “con la que unx nace”, la que tienes por genética y que se puede clasificar comúnmente en: normal, grasa, seca y mixta.

Por otro lado, el estado de la piel es el momento en el que se encuentra tu piel ahora mismo a consecuencia de factores internos o externos. Por ejemplo, si la tienes más deshidratada porque es invierno, si está más grasa por un tema hormonal, si está descamada porque estás pasando por una temporada de estrés…

Esto significa que tu piel “siempre” es de un determinado tipo y en su estado “normal” seguirá siendo de ese tipo, pero que en según qué épocas esta condición puede cambiar y “volverse” un tipo de piel diferente a la que tienes habitualmente. ¿Sí?

Una vez sabido esto, vamos a ver cómo distinguir los tipos de piel para que sepas identificar la tuya y cómo elegir el cosmético adecuado según las necesidades que tiene tu dermis en la actualidad.

 

TIPOS DE PIEL

Piel normal

La piel normal, a pesar de llamarse así, de normal tiene bien poco. Deberíamos llamarla más bien “piel ideal”. Y es que es aquella piel “perfecta”, de culito de bebé, sin imperfecciones, suave… En fin, la que todo el mundo desea. Si eres de esta estupenda minoría, enhorabuena; con mantener tu piel bien hidratada y protegida prácticamente te bastará.

Piel seca

La piel seca es aquella de aspecto mate, sin ningún brillo. Son pieles que por su condición suelen tender a la arruga fácil, por lo que si ése es tu caso, hazte con productos cosméticos que te aporten mucha hidratación y con acción antiarrugas. También será importante que incluyas en tu neceser productos específicos como contorno de ojos y sérums que te ayuden a disminuir las líneas de expresión.

Piel grasa

Al contrario que la seca, la piel grasa tiene un aspecto brillante. Al tener los poros más dilatados a consecuencia del exceso de sebo, éstos pueden resultar a veces bastante antiestéticos. Lo ideal en este tipo de piel es optar por productos astringentes que absorban la grasa y la realización de exfoliaciones faciales con asiduidad.

Piel mixta

Podemos decir que la piel mixta es en realidad la más común. Es aquella que tiene la “zona T” (frente, nariz y barbilla) más grasa y, en cambio, el resto del rostro (mejillas y sienes) más seco. Existen productos en el mercado especialmente indicados para pieles mixtas, pero te recomendamos que en este caso utilices un producto en concreto para cada zona del rostro (grasa, seca o normal) para que el producto actúe con más efectividad.

ESTADOS DE LA PIEL

Existen varios estados que se pueden dar en la piel según factores que van desde el clima o la contaminación urbana a cuestiones hormonales, consumo de ciertos medicamentos, estrés o, incluso, el propio envejecimiento natural de la piel.

No obstante, vamos a concretar los estados epidérmicos más comunes y la solución a través de los productos cosméticos para mejorar su apariencia:

Deshidratación

Los cosméticos con un alto porcentaje de agentes hidratantes como el ácido hialurónico, el colágeno o las vitaminas B y E pueden ser grandes aliados en estos casos.

 

Manchas

Existen productos con acción despigmentante a base de ingredientes como la arbutina o el resveratrol con eficacia demostrada. Se aconsejan previa exfoliación de la piel para que resulten más efectivos.

 

Descamación

Exfoliar la piel y realizar mascarillas faciales para retirar las células muertas en exceso será una premisa innegociable. Posteriormente habrá que tratar la piel con productos altamente hidratantes.

Arrugas

Lo ideal es apostar por cosméticos a base de aceites vegetales y esencias naturales como argán, jojoba, ylang-ylang, pachulí o rosa mosqueta con acción antiaging.

Sensibilidad

El uso de ingredientes naturales como la arcilla o de aceites vegetales como karité, soja, arroz o escualeno pueden ser una buena opción en estos casos.

Acné

Conviene analizar cada caso, pues el acné tiene diferentes grados. En un grado bajo bastará con una exfoliación suave y productos específicos; en casos más graves habrá que consultar con un especialista.

 

¿Necesitas encontrar tu cosmético ideal ahora? Pásate ya por nuestra shop y encuentra el producto ideal para tu piel. ¡Además con descuento extra SOLO este mes de marzo! ¿Qué más se puede pedir? ¡Voy ahora mismito!

No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

ENAMÓRATE DEL CBD

ENAMÓRATE DEL CBD

Hoy es San Valentín y desde Suplemento Natural hemos optado por que te enamores de alguien muy especial en el día de hoy: el CBD. ¿Qué te parece? ¡Ah! Que no sabes quién es… Pues de seguida te lo presentamos.

CBD: TU NUEVO CRUSH

Para nosotrxs fue un auténtico flechazo el día que lo conocimos. Al principio solo conocíamos su parte “macarra”. Y es que es decir la palabra “marihuana” y agudizar instantáneamente los oídos, ¿verdad?

Sí, marihuana. Ni más ni menos. Pero lo que nos interesa aquí no es la versión que seguramente estés pensando. No hablamos de efectos psicoactivos ni de nada por el estilo. Aquí lo que nos interesa es la parte “buena” (por llamarla de alguna manera).

Empecemos por el principio. La marihuana, también llamada cannabis sativa, es una bonita planta que esconde en su interior hasta 113 cannabinoides diferentes, que son básicamente compuestos químicos que actúan sobre los receptores cannabinoides presentes en el cuerpo humano. Sí, sí, has leído bien. Tenemos receptores de cannabinoides en nuestro bonito body.

De estos 113 cannabinoides hay uno que sobresale de todos los demás, “el listo de la clase”: el CBD o cannabidiol. ¡Supone hasta el 45% del extracto de la marihuana! Pero a pesar de ocupar tanto espacio no es en absoluto psicoactivo ni psicotrópico, a diferencia del  tetrahidrocannabinol (THC) que sí lo es (“el auténtico malote”).

¿PARA QUÉ SIRVE EL CBD?

Si crees que el tema del CBD es algo nuevo, te equivocas. ¡Hace décadas que se estudian sus propiedades para la salud!  No obstante, parece que ahora está causando mucho más revuelo.

De hecho, son muchas las investigaciones que se están llevando a cabo actualmente en cuanto al CBD: desde su uso en pacientes con convulsiones (Lennox-Gastaut y síndrome de Dravet), pasando por el insomnio o la ansiedad hasta el Parkinson, la esquizofrenia, la esclerosis múltiple o, incluso, el cáncer. Pero ojo, pues todavía no hay evidencias claras de su efectividad en estos casos.

De lo que sí tenemos más evidencias es del uso del cannabidiol para tratar el dolor en músculos y articulaciones.

Seguro que más de una vez has sentido molestias en estas zonas, ya sea por un día duro de trabajo, una mala postura… o incluso haciendo ejercicio físico. ¡Aquí no se salva nadie!

En esos casos el CBD puede ayudarte.

¿Dónde lo encuentras? En forma de aceite, crema, gel… Muchos cosméticos ya usan el cannabidiol junto con otros ingredientes naturales (árnica, gaulteria, lavandín, mentol…) para resolver esas dichosas dolencias musculares y articulares que le estropean el día a cualquiera.

¿Qué te ha parecido este descubrimiento sobre el guaperas del CBD? Si no te has enamorado ya, poco te queda.


¡Ah! ¿Quieres saber un secreto? Ahora en nuestra shop hemos incorporado una última novedad: las cremas con CBD LOV Active Cream CBD y LOV Relaxing Gel CBD. ¡Y con un descuento especial de lanzamiento! ¿Por qué no vienes a conocerlas? Igual encuentras a tu media naranja.

¡Feliz San Valentín!


No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

RUTINA DE BELLEZA EN 5 PASOS

RUTINA DE BELLEZA EN 5 PASOS

¿A estas alturas todavía no sabes cómo se hace una buena rutina de belleza? A veces nos atareamos tanto con tantos pasos, cosméticos y textura que acaba pareciendo un auténtico caos. Pero no te preocupes; hoy te contamos el paso a paso de una buena rutina de belleza tanto de día como de noche en solo 5 pasos.

 

RUTINA DE DÍA EN 5 PASOS

Paso 1 – Limpiador facial: ¡Este paso es sagrado! Sin una buena limpieza es muy difícil que los productos cosméticos puedan realizar correctamente su función. Limpiando el rostro estarás eliminando células muertas que se han generado durante la noche, restos de maquillaje del día anterior…

Productos: Puedes utilizar aguas micelares, geles desmaquillantes, cremas, emulsiones, jabones… las posibilidades son muchas.

Paso 2 – Contorno de ojos: La zona de alrededor de los ojos suele ser bastante problemática. ¿Por qué? Porque es la parte del rostro con la piel más fina y que no se sustenta sobre ninguna superficie sólida, ya que es justo donde se encuentran las cuencas de los ojos. Por tanto, debes prestarle especial atención y mimarla con productos que aporten hidratación, elasticidad y firmeza. En caso de bolsas también se recomiendan aquellos cosméticos que ayudan a bajar la inflamación.

Productos: Existen contornos de ojos en crema o aceite y los hay con diferentes funcionalidades: antiarrugas, hidratantes, para reducir bolsas…

Paso 3 – Cosmético de acción intensiva: Si necesitas darle a tu piel un chute de hidratación, vitaminas, colágeno o cualquier otro aporte específico que tu dermis necesite con relativa urgencia, deberás hacerlo en este paso.

Productos: Hay multitud de productos cosméticos que puedes utilizar en función de las necesidades específicas de tu piel: desde sérums concentrados hasta ampollas u otros. La lista es larga, pues los hay despigmentantes, ultra-hidratantes, astringentes, vitaminados, emolientes…

Paso 4 – Crema hidratante: La hidratación es otro de los pasos que no puede faltar en tu rutina. ¡Incluso si tienes la piel grasa! Sí, sí. Como lo lees. No es lo mismo grasa que agua. Además, la hidratación es obligatoria para todos los órganos del cuerpo y la piel no iba a ser menos. Así que elige una que te guste e hidrata tu dermis.

Productos: Cremosas, ligeras, de fácil absorción, fluidas, con color, para pieles secas, grasas, maduras o sensibles… Como ves, las posibilidades son muchas, tanto por la textura como para el tipo de piel.

Paso 5 – Protector solar: Esto sí que sí. ¡Protege tu piel! Da igual que sea verano o invierno. Debes proteger tu dermis siempre y, no solo de los rayos solares, sino incluso de la luz azul de tus dispositivos electrónicos (móvil, tablet, ordenador…) porque éstos también emiten radiación negativa para tu piel. Si no lo haces, te aparecerán manchas, arrugas… y, lo que es peor, estarás aumentando las posibilidades de sufrir cáncer de piel.

Productos: Actualmente podemos encontrar en el mercado desde texturas cremosas a fluidas o incluso brumas, algunas hasta con un toque de color. Además, hay muchas cremas hidratantes que incluyen protección solar, aunque muchas veces es demasiado baja. Te aconsejamos que siempre apuestes por una protección de como mínimo un SPF 30.

RUTINA DE NOCHE EN 5 PASOS

La rutina de belleza en este caso es parecida a la de día. Lo único que tendrás que tener en cuenta son tres pequeños cambios:

  • La limpieza deberá ser algo más intensa, pues al final del día hay más suciedad en la piel a causa de toda la contaminación urbana, humo, partículas de aire, maquillaje…
  • El protector solar no será necesario, ya que no te expondrás a ningún foco de radiación ultravioleta mientras duermes y eso solo taponaría más tu piel.
  • Podremos incluir a mitad de la rutina nocturna una exfoliación una o dos veces por semana con algún exfoliante mecánico (tipo scrub), químico (en ampollas, mascarillas, sérum…) o enzimático (limpiadores, sueros, cremas…).

 

Por tanto, la cosa quedaría así:

Paso 1 – Limpiador facial

Paso 2 – Exfoliante (1-2/semana)

Paso 3 – Contorno de ojos

Paso 4 – Cosmético de acción intensiva

Paso 5 – Crema hidratante

Una buena rutina de belleza diaria es garantía de una piel cuidada, saludable y con un mejor aspecto. ¿Ya has tomado nota de todos estos pasos?

Si necesitas ayuda con los productos cosméticos, te aconsejamos que le eches un vistazo a la sección de “Cosmética” de nuestra shop www.suplementonatural.es, donde podrás ver perfectamente todas las características de cada uno: tipo de producto, componentes, textura, tipo de piel… ¿Por qué no te pasas? ¡Ahora mismo voy!

 


¿Te ha gustado el artículo? Pues estás de suerte porque en nuestra shop www.suplementonatural.es encontrarás productos relacionados con éste con un 5% de descuento añadido solo durante el mes de agosto. ¡Aprovecha ya nuestra oferta! ¡Voy volando a por mi descuento!

Síguenos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PROTECCIÓN SOLAR

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PROTECCIÓN SOLAR

Ya llevamos unos añitos que nos lo repiten por activa y por pasiva: “Protégete del sol”, “Vigila, no te quemes”, “Usa protector solar”… Pero, ¿por qué es tan importante?

LA IMPORTANCIA DE LA PROTECCIÓN SOLAR

El astro rey nos aporta muchos beneficios: vitamina D, serotonina, calor… pero es un arma de doble filo porque, así como nos beneficia en muchos casos, también nos puede perjudicar gravemente en otros.

La radiación solar es responsable directa de quemaduras cutáneas, envejecimiento prematuro, manchas e, incluso,  cáncer de piel.  Por eso es tan importante que te protejas de ella y lo hagas, además, con la mayor de las garantías.

¿CÓMO PROTEGERME DEL SOL DE MANERA EFICAZ?

La respuesta es sencilla: debes aplicarte protectores solares que te hagan de escudo contra las radiaciones solares como, por ejemplo:

  • Sombreros o gorras
  • Prendas de ropa (pañuelos, camisas…)
  • Sombrillas (no solo en la playa, sino incluso para ir por la calle)
  • Cremas de protección solar

Elegir una opción u otra dependerá de tus preferencias, pero lo que está claro es que debes protegerte sí o sí si no quieres pagar las consecuencias en un futuro. Ya sabes: la piel tiene memoria.

Además, no te quedes  con la idea de que a la piel solo hay que protegerla en verano; hay que hacerlo durante todo el año y es en verano cuando debes hacerlo un poco más, si cabe.

¿CÓMO ELEGIR MI CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR?

Vayamos por partes. El sol quema (eso ya lo sabes), pero ya no solo es él el responsable de todos los problemas que puedes tener en la piel si no la proteges; también lo es la luz azul, que es aquella emitida por nuestros teléfonos móviles, pantallas de ordenador, tabletas, televisión, luces LED…

Como ves, no estamos protegidos en ninguna parte. Por eso, desde Suplemento Natural, te recomendamos que optes siempre por cremas de protección solar frente a rayos UVA (radiación ultravioleta tipo A), UVB (radiación ultravioleta tipo B), VL (luz azul – luz visible de alta energía) e IR (luz infrarroja).

Así que, antes de comprarte cualquier crema, lee bien el envase y asegúrate una protección lo más completa posible. ¡Ah! Y si tiene SPF 30 o 50 muchísimo mejor, pues más tiempo durarán los efectos de la crema en tu piel.


¿Te ha gustado este artículo? Te invitamos a que conozcas más sobre nosotros y nuestros productos para que aprendas a cuidarte por fuera y por dentro de una manera natural en www.suplementonatural.es.

Encontrarás productos relacionados con este artículo con un 5% de descuento añadido solo durante el mes de julio. ¡Aprovecha ya nuestra oferta! ¡Voy volando a por mi descuento!

Síguenos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.