POR QUÉ ES IMPORTANTE EL ÁCIDO HIALURÓNICO

POR QUÉ ES IMPORTANTE EL ÁCIDO HIALURÓNICO

Ácido hialurónico por aquí, ácido hialurónico por allá… No paran de hablarnos de él, pero ¿qué es exactamente?

En realidad es muy sencillo de explicar.

El ácido hialurónico es una sustancia presente de manera natural en piel, cartílagos, ojos… Se encarga básicamente de atraer agua y hacer que todos estos tejidos y órganos estén bien hidratados.

Pero, tenemos un pequeño problema. Con el paso de los años vamos perdiendo irremediablemente ácido hialurónico. ¡A los 50 años ya habremos perdido un 50%!

Es por este motivo que nos acaban saliendo todas esas arrugas y líneas de expresión tan simpáticas (ironía, eh).

Ácido hialurónico y cosmética

Después de lo que acabamos de explicar resulta bastante lógico que muchos cosméticos incorporen ácido hialurónico en su fórmula o que, incluso, los profesionales de la estética lo hayan integrado como uno de los servicios más demandados.

El objetivo en ambos casos es mitigar los efectos del paso del tiempo y devolverle a la piel un aspecto fresco y rejuvenecido.

 

¿Cómo puedes conseguir un plus de ácido hialurónico?

  • Alimentación: El ácido hialurónico es algo que podemos generar desde el interior. Como sustancia natural que es, podemos encontrarla en alimentos como carne roja, pescado azul, vegetales (especialmente tubérculos como patata o batata), fruta (plátano, papaya, melón, granada, limón…) y, por supuesto, agua.

 

  • Cosmética facial: Muchos productos antiaging incluyen ácido hialurónico como uno de sus ingredientes principales. Si los usamos estaremos priorizando, sobre todo, la hidratación profunda y la atenuación de arrugas y líneas de expresión. (Si te pasas por nuestra shop encontrarás cosméticos con ácido hialurónico).

 

  • Tratamientos estéticos: Las infiltraciones con ácido hialurónico están siendo toda una revolución, pues es un tratamiento muy sencillo, prácticamente indoloro, sin efectos secundarios y con efectos inmediatos. La duración puede ser de 6 meses a un año, por lo que conviene ir repitiendo este tratamiento si queremos seguir disfrutando de una piel más joven.

  • Suplementos alimenticios: Hoy en día es muy común encontrar complementos dietéticos de todo tipo y el ácido hialurónico no iba a ser menos. Aunque existe todavía cierta controversia sobre su efectividad, puede ser un buen recurso si estamos bien asesorados.

 

  • Mascarillas caseras: La patata, la papaya o, incluso, las espinacas pueden utilizarse como ingredientes para hacer tu propia mascarilla facial en casa. (Aquí te dejamos un enlace para saber prepararlas).

 

Ahora que ya conoces la importancia del ácido hialurónico, ¿qué opción vas a escoger para empezar a darle ese plus a tu piel?


Aprovecha las ofertazas de este mes de mayo en cosmética y suplementos que hemos preparado especialmente pata ti.

¡Visita nuestra shop online ahora!

No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE

DIFERENCIAS ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE

Hoy en día el mundo de la “cosmética verde” puede ser un auténtico lío: que si cosmética eco, que si bio, natural, orgánica, sostenible… ¡Uff! Qué caos, ¿verdad?

Pero tranquilx, ya sabes que aquí estamos siempre para resolver todas tus dudas. Hoy, por fin, sabrás la diferencia entre todos estos tipos de cosmética. ¿Preparadx?

 

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE COSMÉTICA ECO, BIO, ORGÁNICA, NATURAL Y SOSTENIBLE?

Cosmética eco, bio y orgánica

Estos tres conceptos muchas veces causan confusión y se utilizan indistintamente para referirse a lo mismo. Y es que, en definitiva, eco, bio y orgánico tienen relación con productos que están elaborados con ingredientes naturales y sin emplear compuestos químicos que dañan el medioambiente. Así que prácticamente podríamos decir que son lo mismo.

Peeero… hay unos pequeños matices entre ellos que no está de más saber:

  • Eco (ecológico): El 95% de los ingredientes son de origen natural y para la elaboración del cosmético no se utilizan fertilizantes, pesticidas, herbicidas ni otros químicos (según la normativa europea u otra equivalente de producción ecológica).
  • Bio (biológico): Mínimo un 95% de los ingredientes del producto cosmético son naturales y de origen vegetal, y de éstos al menos un 10% proviene de agricultura ecológica.
  • Orgánico: Es una derivación del inglés organic farming, por lo que es el equivalente a ecológico. Vamos, que es lo mismo que eco.

 

¡Anotación importante!

Es muy común dentro de la cosmética tradicional que ésta incluya ingredientes perjudiciales para la integridad de la naturaleza en menor o mayor medida (lamentablemente de momento es así). Algunos de estos compuestos pueden ser nanopartículas de plástico (típicas en exfoliantes), oxibenzona y octinoxato (presentes en cremas solares), siliconas (generalmente en champús y cremas), etc.

Por tanto, si te encuentras un cosmético catalogado como eco, bio u orgánico te estará indicando que ningún ingrediente afectará de manera negativa el medioambiente. ¡Garantizado!

¿Cómo lo puedes saber? ¡Chupado! Para saber si un cosmético está certificado y es realmente Eco/Bio tienes que asegurarte de que lleve un sello como, por ejemplo, Ecocert, Cosmebio o Cosmos. ¡Ahí lo tienes!

 

Cosmética natural

Tal y como indica la lógica, la cosmética natural es aquella que procede directamente de la naturaleza, inclusive si los ingredientes han sido procesados. Es una premisa básica: al menos el 95% de los elementos presentes en el producto cosmético deben ser de origen natural para ser catalogado como tal.

En este contexto entrarían tanto ingredientes de origen vegetal (plantas, extractos, esencias…) como de origen animal (leche, miel, cera…).

¿Animal? Sí, sí. Así que si eres veggie o apuestas por una cosmética 100% vegetal tienes dos opciones: fijarte en la lista de ingredientes (cosa que a veces puede resultar un pelín complejo por la nomenclatura) o ver si tiene el sello Vegan. ¡Así de fácil!

 

Otra cosa importante…

Hay que dejar claro que el hecho de que un cosmético sea natural no significa que sea mejor que otro que no lo es. La efectividad y seguridad de cada producto deben corroborarse siempre, confiando solo en aquellos productos que hayan pasado un control dermatológico verificado.

¿Por qué decimos esto? Porque en la actualidad existe una tendencia en apostar por la cosmética natural, la cual nos parece muy interesante y de la que podemos extraer grandes beneficios (buena tolerancia, riqueza de nutrientes, aromaterapia…). No obstante, cabe advertir que muchas veces los ingredientes, a pesar de ser naturales, pueden ser irritantes para la piel precisamente por su pureza.

Así que asegúrate siempre de confiarle a tu piel un producto de calidad y probado dermatológicamente.

 

Cosmética sostenible

Cuando hablamos de cosmética sostenible, ya no solo hablamos de respetar el medioambiente durante el proceso de elaboración del producto físico incluido su envase, sino también el entorno desde el que se produce, las personas implicadas y el posterior trasporte del producto hasta tus manos.

Absolutamente todo debe cuidar el posible impacto negativo en la naturaleza y minimizar la huella ecológica.

Una buena manera de hacerlo es apostar por la agricultura local, el uso de materiales reciclados o el empleo de energías renovables para la fabricación del producto.

Bonus extra

Para dejarte todo clarinete, aquí van tres definiciones más que puede que te vengan de perlas para acabar de entender todo lo que tiene que ver con cosmética natural:

  • Sello “Cruelty free”: El producto no ha sido testado en animales para su elaboración. Esto no significa que los cosméticos que no lleven este sello sí hayan sido probados en animales. De hecho, en Europa está prohibido el uso de animales desde 2013 para tal fin, así que no es obligatorio poner este sello en los productos de belleza europeos. Eso sí, hay países que sí testan en animales, por lo que antes de adquirir un producto cosmético (sobre todo si es de venta online), asegúrate de su procedencia.
  • OMG: Significa literalmente “organismo modificado genéticamente”. Probablemente lo hayas visto en algunos productos cosméticos o alimenticios en los que se indicara algo así como “Exento de OMG” o “Sin OMG”. Son los famosos ingredientes transgénicos, por lo que teóricamente no deberían encontrarse en ningún cosmético natural.
  • Sello “Vegan”: El producto está elaborado con ingredientes de procedencia únicamente vegetal.

 

¿Aclaradas ya todas tus dudas? Seguro que sí. Ya eres todx un/x expertx en cosmética natural.


Si después de esta gran dosis de Naturaleza te has quedado con ganas de regalarle un poquito de amor a tu piel, no puedes desaprovechar las ofertazas de este mes de abril en cosmética natural y eco/bio que tenemos preparadas para ti.

Visita ya nuestra shop online y hazte con más de 25 productos 100% naturales. Ya huele a frescor desde aquí… Eso quiero verlo

No te olvides de seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.