10 DATOS SOBRE LA MENOPAUSIA QUE DEBES SABER

10 DATOS SOBRE LA MENOPAUSIA QUE DEBES SABER

El mes de marzo es un mes especial para la mujer gracias al 8-M, el Día Internacional de la Mujer.

Es por eso que se nos ha ocurrido aterrizar un tema que concierne precisamente a todas las mujeres: la menopausia.

Y es que, a día de hoy, todavía sigue siendo un tema algo controvertido pero, por suerte, hay cada vez más información al respecto, más investigación sobre el tema y, casi lo más importante, menos tabú.

Hablar de menopausia es hablar de una etapa bastante larga en la vida de una mujer, por lo que merece que le prestemos atención, ¿no te parece?

Así que, ¡allá vamos!

Hoy te traemos 10 datos que deberías saber sobre la menopausia, tanto si te encuentras en esta etapa como si no.

 

1. La edad media de la menopausia son los 51 años

Sí, sí. Como lo lees. Ni uno más y ni uno menos.

Lógicamente puede variar depende del caso, pues el rango de edad oscila entre los 45 y los 55 años.

 

2. La menopausia es la última regla de la mujer

Decimos que hemos entrado en menopausia cuando contamos desde el último periodo que hemos tenido.

La regla puede «hacernos el tonto» una temporadita antes y no tener claro si estamos entrando o no en la menopausia. A esta etapa, de hecho, se la conoce como perimenopausia o premenopausia.

Pero el tema es fácil: a la que ya no tengas más menstruación… C’est fini; la menopausia ya esta aquí.

 

3. El 90% de las mujeres sufrirá síntomas menopáusicos

Por más que queramos evitarlo, en mayor o menor medida, casi todas las mujeres padecerán los temidos sofocos, insomnio, irritabilidad, falta de memoria, dolor en las relaciones, artrosis, colesterol, hipertensión, osteoporosis…⁠

¡Ojo! No hay porqué sufrirlos todos y tampoco de manera incapacitante.

 

4. La «culpa» es de los estrógenos

Entre otras cosas, los estrógenos tienen mucho que ver en los cambios físicos y emocionales que se producen durante la menopausia.

Y es que lo controlan prácticamente todo: el aparato reproductor femenino, el metabolismo de grasas y colesterol, la presión arterial, la libido, la producción de colágeno…

Por eso, cuando la producción de estrógenos durante la menopausia se reduce al mínimo, aparecen los «dichosos» síntomas menopaúsicos.

 

5. Los síntomas menopáusicos no duran eternamente

A ver, una cosa que hay que tener clara es que el hecho de entrar en menopausia no significa que vayas a sufrir los síntomas menopáusicos forever and ever.

No. Esos síntomas los sufrirás durante unos 7 o 9 años (que ya son). Y bueno, vale, sí… Hay casos que pueden llegar hasta los 14, pero no es lo habitual y hay luz al final del túnel.

6. Solo el 50% de las mujeres consulta a su ginecólogo

Chicas, esto es un problema. Lo dicen los estudios: ¡Hay que ir al médico!

Y es que, vamos a ver, la menopausia no es una enfermedad. Es una etapa natural y normalísima de la mujer.

El médico no va a «curarte» la menopausia, pero sí puede ayudarte a tratar los síntomas de la misma para que puedas mejorar tu calidad de vida.

Así que no lo pienses. A la que notes cambios, ve al ginecólogo. ¿Qué problema hay?

 

7. La perimenopausia dura de 3 a 5 años aproximadamente

Ya hemos dicho que la perimenopausia se da justo antes de la menopausia y es esa época de «no saber del todo bien qué te está pasando».

Además de episodios de «ahora regla sí, ahora regla no», puede venir acompañada de otros síntomas típicos menopáusicos.

Así que, ármate de paciencia que tú puedes.

 

8. Las enfermedades cardiovasculares y las óseas son los grandes problemas de la menopausia

El factor protector para el corazón de las mujeres se pierde en el momento de la llegada de la menopausia (cómo no) a raíz de la pérdida de estrógenos.

Además, por esta misma razón, es más fácil sufrir enfermedades como la osteoporosis, pues los huesos ya no se regeneran como antes.

Así que, muy atenta a estos dos grandes riesgos para tu salud. No los subestimes.

 

9. La dieta y el ejercicio son perfectos para «tratar» la menopausia

El ejercicio es fundamental para fortalecer la musculatura, evitar el sobrepeso, ayudar al corazón, aliviar el estrés… Así que ponte en marcha.

¿Lo ideal? Combinar ejercicio de fuerza con caminatas diarias de marcha rápida.

La alimentación también es vital. Opta por una dieta mediterránea rica en vegetales, hortalizas, verduras, legumbres, grasas saludables, aceite de oliva, frutos secos…

¡Estos alimentos están llenos de antioxidantes y fibra dietética y, además, tienen propiedades antiinflamatorias! Perfecto para ti.

¡Ah! Y no te olvides de la vitamina D y el Omega-3. ¡Imprescindibles para tus huesos y tu corazón!

 

10. La menopausia puede ser tu etapa más feliz

No todo va a ser negativo en la menopausia. Y es que, varios estudios apuntan a que la menopausia, además de ser una etapa vital y natural de la mujer, puede ser también la más plena.

¿Por qué? Entre otras cosas, tienes más libertad de movimiento pues tus hijxs (quién los tenga) ya son mayores, te conoces a la perfección, puedes disfrutar de tu sexualidad al máximo sin preocupaciones por si hay riesgo de embarazo (aunque sigue usando precaución para evitar ETS)…

Muchas, incluso, llaman a la menopausia «la segunda juventud». ¿Y tú que opinas?


No olvides seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.

SEX ON THE BEACH

SEX ON THE BEACH

No. La cosa no va del famoso cóctel de vodka y zumo de frutas tropicales.

Hoy queremos hablar del auténtico sex on the beach, del sexo en la playa o, mejor dicho en este contexto, del sexo durante el verano.

Vamos a darte algunos consejos para disfrutar mejor de tus relaciones durante esta calurosa época del año.

Sexo en el agua

Ya sea en la piscina o en el mar, debes saber que a menudo las personas con vulva pueden experimentar sequedad vaginal a consecuencia del cloro o la sal.

¿Qué puedes hacer?

Ante todo, evita las relaciones sexuales bajo el agua pero, si las ganas ya se han apoderado de ti, intenta compensarlo con algún producto específico para la sexualidad femenina que ayude a hidratar las mucosas y a reequilibrar tu dermis.

Te recomendamos cosmética a base de aceites vegetales como jojoba, almendras o sándalo con propiedades nutritivas.

 

Sexo en la arena

Por muy tentador que pueda parecer, la arena de la playa no es precisamente el mejor sitio para mantener relaciones sexuales.

En ella cohabitan tanto suciedad como insectos, desde moscas hasta pulgas o cucarachas.

¿Qué puedes hacer?

Para empezar, te desaconsejamos por completo esta opción por dos motivos. Uno, para evitar una posible infección y, dos, por considerarse delito por exhibicionismo.

Si, aún así, la tentación te puede, te recomendamos poner un pareo grande que ocupe toda vuestra «zona recreativa».

 

Sexo en la cama

Por cama entendemos el lugar «tradicional» para practicar sexo.

En este caso, no es que debas mantener unos cuidados concretos (más allá de los que ya sabes) si no que queremos aconsejarte algo para darle más «vidilla» a tu sex session.

¿Qué puedes hacer?

Parece que no, pero el calor puede llegar a agobiarte y a limitar tus ganas de tener relaciones sexuales.

Por eso, te aconsejamos incorporar juguetes sexuales, complementos y cosmética erótica para darte el empujón que necesitas.

En concreto, te recomendamos productos a base de CBD (cannabidiol). ¿Por qué? Se ha demostrado que el CBD ayuda a la estimulación sexual y hace las relaciones más placenteras.

 


No olvides seguirnos también en Instagram y Facebook para tomar nota de todos nuestros consejos.